El Cuyo, un pueblo situado dentro de la reserva de Ría Lagartos. Un lugar que todavía no ha sufrido el impacto del turismo masivo. En este paraíso puedes observar miles de aves y animales en la naturaleza.

La reserva se encuentra en el estado de Yucatán, al noreste de la península; al norte limita con el Golfo de México, al sur con los municipios de Tizimin, Río Lagartos y San Felipe, y al este con el estado de Quintana Roo. Localizada a 270 km de la ciudad de Mérida y a 50 km de Tizimin, la superficie protegida de Ría Lagartos es de 60.348 ha.

El flamenco rosado es una de las especies que más atrae turistas y biólogos. En la reserva se encuentra la colonia de anidamiento más grande de esta especie, durante junio y julio se concentran unos 15 mil nidos. Pero hay mucho más para disfrutar en estos paisajes de salinas, mangle y rías. Los distintos pueblos costeros de la Reserva de la Biósfera de Ria Lagartos ofrecen distintos paisajes, actividades de naturaleza y relax.

En la reserva se han llegado a contabilizar 395 especies de aves entre migratorias y residentes. Se encuentran también 58 especies de mamíferos, de los cuales están en peligro de extinción el mono araña, el jaguar, el ocelote, el tigrillo, la onza y el oso hormiguero.

Las aguas de color esmeralda que bañan estas costas, la arena fina y blanca y su variada naturaleza hace que muchos viajeros estén poniendo este lugar en su agenda un viaje. Para mí, esta zona es uno de los lugares más bonitos y tranquilos que he visto en México y en otros lugares del mundo.

Hay una calle costera que desde El Cuyo llega a Las Coloradas, cruzando todas las salinas y pasando cerca de muchas playas vírgenes. El único consejo que doy es no usarla si los días anteriores ha llovido mucho, porque se pueden formar charcos con mucha agua y fondo resbaladizo para un coche normal si no se cuenta con un vehículo 4×4.

Para disfrutar al máximo de tu vacación en esta zona, no hay que olvidar la comida típica yucateca que puedes encontrar en estos pueblos: tacos, panuchos , salbutes y mucho más encontrarás en los restaurantes típicos a precios bastante económicos.

Atención con el picante, pregunte siempre antes de probar algunas salsas de condimento. Los chiles típicos de esta zona son muy ricos, pero al mismo tiempo, muy picantes.